Las desigualdades en el aula son uno de los principales problemas de nuestro sistema educativo actual. El planteamiento dominante hoy en día es que podemos sentar a 30 alumnos de la misma edad, exponerlos a la misma manera de transmitir la materia, y esperar que cuando el curso acabe, todos tengan el mismo conocimiento y habilidades. Pero todos sabemos que en la vida real esto no ocurre así.

En la vida real, y en una clase real, siempre encontramos alumnos con diferentes ritmos, ya sea por las capacidades innatas de cada uno, por su contexto social, económico y familiar o incluso por su género. Para paliar estas desigualdades en el aula y para intentar que todos los alumnos alcancen la misma meta, aunque sea por caminos diferentes, los pedagogos han propuesto una serie de metodologías activas e innovadoras. Pero mientras llega el momento de cambiar por completo el paradigma educativo, podemos aprovechar la capacidad de las TICs en el aula para disminuir algunas de estas desigualdades.

1. Desigualdad causada por la capacidad innata

Cada alumno aprende de una manera diferente porque es un ser humano diferente. En una misma clase es muy fácil encontrar estudiantes aventajados que absorben rápidamente cualquier información y estudiantes con dificultades, ya sea en la comprensión lectora, la asociación de ideas o la abstracción de conceptos. En muchas clases incluso encontramos alumnos con necesidades especiales causadas por enfermedades o trastornos.

Gracias a las TICs hoy en día podemos entregar a cada alumno la herramienta que más se ajusta a sus necesidades. Así todos ellos serán capaces de avanzar en la materia a su ritmo y manera. Los que tengan problemas con leer textos largos pueden acceder al conocimiento en formato de vídeo. Aquellos que no comprenden las fórmulas matemáticas cuentan con aplicaciones que se las muestran en funcionamiento y en movimiento, facilitando la abstracción. Y los alumnos disléxicos y con dificultades relacionadas con el lenguaje pueden aprovecharse de los diccionarios parlantes y los correctores automáticos. Existe una herramienta digital para cada necesidad escolar.

2. Desigualdad causada por el contexto del alumno

Algunas de las desigualdades en el aula más comunes se deben al entorno social, cultural y familiar de los estudiantes. Para empezar, hoy en día siguen existiendo hogares sin un ordenador o conexión a Internet. Algunos alumnos solo tienen contacto con la tecnología en las horas lectivas. Pero el manejo de tecnología básica es una capacidad imprescindible en el siglo XXI. Por tanto, usar las TICs en clase ya es una buena manera de paliar las desigualdades en el aula.

Por otra parte, existe una gran diferencia entre las experiencias vitales que un niño de familia humilde y un niño de familia acomodada podrá tener. Las TICs ayudan a paliar estas desigualdades en el aula haciendo que todos los niños sean capaces de visitar un museo en un país extranjero, o de acceder a versiones digitales de libros que no podrían ver de otra manera, o de escuchar los discursos y charlas de divulgadores y oradores que quizás nunca puedan ver el persona.

Estas son solo algunas maneras de reducir las desigualdades en el aula gracias al uso de las TICs. Pero existen muchas más, y está en nuestra mano descubrirlas y ponerlas en práctica. Si tú también piensas que la tecnología beneficia la igualdad y la usas con ese fin, comparte tu experiencia en un comentario. ¡Esperamos tu opinión!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.