La educación del siglo XXI es cada vez menos sobre memorizar y cada vez más sobre adquirir competencias. Los Maker Spaces y las metodologías activas como el Aprendizaje Basado en Proyectos o el Design Thinking son algunas de las propuestas con las que contamos si queremos comenzar a introducir las competencias en nuestras aulas. Los Maker Spaces en concreto además nos proporcionan el medio adecuado para desarrollar 5 habilidades cruciales que los alumnos del nuevo milenio deben adquirir. Son las siguientes.

1. Evaluar ideas

Tener muchas ideas se suele considerar algo bueno. Vemos como inteligente a la persona que es capaz de crear muchos conceptos diferentes en su mente.

Pero igual o más importante que tener ideas es evaluarlas de manera adecuada. Debemos ser capaces de distinguir las ideas útiles de las yermas e incluso ver las posibles combinaciones entre ellas para crear un producto final realmente bueno.

En los Maker Spaces de los colegios los alumnos se enfrentan a diario con este dilema y desarrollan esta crucial habilidad para su futuro.

2. Planear y tener visión a largo plazo

Una vez seleccionada la idea que vamos a desarrollar entra en juego otra capacidad vital: planear. Gracias a los Maker Spaces en las aulas los alumnos practican su habilidad de imaginar cómo serán las cosas y las situaciones en el futuro. De esta manera pueden organizar un equipo, dosificar su esfuerzo o evaluar adecuadamente la fecha de finalización de un proyecto.

5 habilidades cruciales que los alumnos adquieren en los Maker Spaces

3. Encontrar alternativas

Cuando creamos algo nuevo, sea lo que sea, siempre nos encontraremos ante una buena cantidad de obstáculos. En ocasiones nos faltarán materiales o conocimientos. En otras ocasiones miembros del equipo no podrán realizar su tarea o surgirán otros imprevistos.

Esto es tan común en nuestro mundo que es de vital importancia que los alumnos aprendan a encontrar alternativas y a salir de atolladeros mientras trabajan en un determinado proyecto.

4. Visión espacial

Los Maker Spaces son especialmente útiles a la hora de crear prototipos de objetos que tienen una utilidad real. Pero para que un prototipo salga adelante es necesario ensamblar una gran cantidad de componentes y asegurarse de que cada uno cumple su función.

La visión espacial que se requiere para finalizar un proyecto de este tipo se entrena muy bien en los Maker Spaces y a la larga resulta de lo más útil en muchos aspectos de la vida diaria de los alumnos.

5. Diseño y marketing

Hoy en día la utilidad de un determinado objeto es tan importante como su estética. Por eso en los Maker Spaces los alumnos aprenden a crear ideas y prototipos que sean útiles a la par que hermosos. Esta tarea nos es fácil, pero ayuda a preparar a los estudiantes para retos a los que se enfrentarán en la vida real.

Estas habilidades y muchas más se desarrollan mientras los alumnos ponen en marcha sus ideas en los espacios Maker. Eso los convierte en elementos imprescindibles en cualquier escuela moderna. ¿Tu centro ya cuenta con con Maker Space? Comparte tu experiencia con la comunidad y cuéntanos tu opinión en un comentario.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.