Hace no mucho hablamos en el Blog de Innova&Educación sobre el futuro de la educación y sobre cómo debíamos cambiar el ecosistema del aula para comenzar a crear un sistema educativo que se adaptase al siglo XXI. Ese cambio de paradigma puede comenzar por cambiar las metodologías que usamos para aprender. Por eso hoy queremos hablar de las 6 metodologías de aprendizaje activo que pueden cambiar la educación del siglo XXI.

1. Clase invertida

La Clase Invertida es la primera de nuestras propuestas de metodologías de aprendizaje activo. La base de esta metodología es que los alumnos deben aprender por sí mismos y en casa. De hecho, el nombre de Clase Invertida viene porque el proceso se da al revés. El alumno aprende en casa y repasa y soluciona dudas en clase. En este entorno, el papel del profesor para a ser el de un guía que ofrece material educativo en diferentes formatos y después aclara los conceptos que los alumnos no han comprendido por sí mismos

2. Gamificación

La gamificación es una de las metodologías de aprendizaje activo más extendidas hoy en día. Esta práctica trata de convertir el proceso de aprendizaje en un juego. Pero no solo se trata de que los alumnos se diviertan, que también. El éxito de la gamificación reside en que el aprendizaje adquiere el formato del juego, con unas reglas determinadas, unas puntuaciones, un ranking y un ganador. De esta manera, aprender tiene una meta determinada y visible a corto plazo, que motiva a los alumnos mucho más que otros conceptos más abstractos.

3. Juegos de rol

Los juegos de rol son también excelentes ejemplos de metodologías de aprendizaje activo. Hay una infinidad de juegos de rol que podemos usar en el aula. Desde los ya conocidos y estructurados, como Dragones y Mazmorras, hasta otros juegos que inventemos nosotros mismos o los propios alumnos. Los juegos de rol tienen su punto fuerte en las clases de historia, geografía o lengua, donde los alumnos experimentan en sus propias carnes lo que aprenden, en lugar de repetir los conocimientos una y otra vez de manera oral o escrita.

6 metodologías de aprendizaje activo para la educación del siglo XXI

Los juegos de rol ya se usan en psicología y en otros muchos ámbitos. Llevarlos a la educación solo tiene ventajas

4. Pensamiento de diseño

La metodología del pensamiento de diseño (o design thinking) se centra en dar una utilidad práctica al proceso de aprendizaje. La base de esta metodología es resolver problemas, reales o imaginarios. Estos problemas tienen múltiples soluciones que los alumnos deben empatizar, definir, idear, prototipar y evaluar. Es decir, la educación pasa por coger los obstáculos del mundo y aprender de las posibles soluciones que les damos.

5. Pensamiento visual

El pensamiento visual es otra de las metodologías de aprendizaje activo que puede ayudar a los alumnos a interiorizar conceptos complejos de una manera más simple. Esta metodología se basa en la noción de que todo ser humano es capaz de dibujar. Es decir, todos podemos plasmar algo en un soporte sin la necesidad de usar palabras. De hecho, los niños pequeños comienzan su educación con dibujos, y no con textos. Aprovechar todo el potencial de esa capacidad es lo que pretende conseguir el pensamiento visual.

6 metodologías de aprendizaje activo para la educación del siglo XXI

Ejemplo de material creado para aprender con pensamiento visual. Los conceptos se presentan a través de dibujos simples.

6. Aprendizaje basado en proyectos

La última de nuestra lista de metodologías de aprendizaje activo es el aprendizaje basado en proyectos. Esta metodología ya se usa en muchas aulas y comienza a mostrar buenos resultados. Su base es que los alumnos deben adquirir y evaluar sus conocimientos a través de proyectos concretos. Estos proyectos pueden tomar la forma de presentaciones en público, ensayos, obras extensas sobre un tema, creación de prototipos o experimentos en un laboratorio, entre muchos otros. El objetivo final es que cada alumno asocie las ideas que adquiere con otras ideas que ya posee y sea capaz de ponerlas en práctica en un contexto determinado y al servicio de un fin que se le ha propuesto.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.