¿Alguna vez has aprendido algo viendo un vídeo en YouTube? ¿Has dado una clase a través de un vídeo de esta plataforma? Suena descabellado, pero quizás se trate del futuro de la innovación educativa.

Que las nuevas tecnologías han calado hondo en las aulas ya es un hecho indiscutible. Ya hemos hablado en el blog de Innova Educación sobre los recursos que profes y alumnos usan en la nube, sobre el KidCast y la posibilidad de aprender mientras escuchamos podcasts y el Minecraft Education Edition, que daba rienda suelta a la imaginación para crear nuevos mundos y entornos de aprendizaje. Por tanto, no es de extrañar que las clases se transporten del aula al mundo digital y que los profesores dejen de ponerse delante de la pizarra para ponerse delante (y detrás) de la cámara. De ellos queremos hablar hoy y de las clases digitales en YouTube.

Los alumnos son los primeros encantados de que sus profesores comiencen a tener presencia en YouTube. Pero los padres y docentes todavía están descubriendo las ventajas de este tipo de educación. Las clases en YouTube son básicamente vídeos de unos cinco o diez minutos que intentan transmitir un conocimiento muy concreto.

Normalmente, al comienzo del vídeo se cuenta una historia divertida o un hecho impactante que capte la atención de los alumnos. La historia está relacionada con la lección en cuestión, que se presenta al final del vídeo. De esta manera, el conocimiento es inseparable de por lo menos una aplicación práctica en el mundo real. Este es un aspecto muy importante en algunas ciencias algo más complicadas, como las matemáticas o la física.

YouTube tiene mucho que ofrecer a docentes, alumnos y padres por igual.

Las clases digitales en YouTube pueden ser un complemento al sistema de aprendizaje tradicional de lo más útil. Pero también pueden formar la base de la innovación educativa. Es el caso de los profesores que ponen en práctica la Clase Invertida, que consiste en presentar las lecciones a los alumnos antes de la clase en lugar de durante ella.

Los vídeos en YouTube pueden ser la herramienta perfecta para plantear cuestiones que más tarde se pueden discutir en común en el aula. También son una fantástica manera de animar a los alumnos a solucionar los problemas por sí mismos, en casa, antes de acudir al profesor para pedir ayuda.

Una de las grandes ventajas de este tipo de transmisión del conocimiento es que los vídeos de YouTube son lo que nosotros queramos que sean. La plataforma permite que cada profesor personalice y determine el contenido. Según el nivel de cada clase, se pueden crear diferentes versiones de la misma temática. Y, por supuesto, el vídeo permite que los alumnos escuchen la explicación las veces que lo necesiten hasta que comprendan el concepto que se trata.

Y no debemos olvidar el componente de comunidad de YouTube, que nació como una red social basada en el vídeo. En cada clase digital que el profesor cuelga en la plataforma, los alumnos pueden dejar comentarios. De esta manera interactúan entre ellos. Esta interacción es igual o más genuina que si se encontraran todos en el aula del colegio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.