Que una clase esté en silencio durante toda la lección no es sinónimo de correcto aprendizaje. Sin embargo, hay momentos en que el silencio es crucial para el funcionamiento del aula. Para conseguirlo, podemos usar las Estructuras Kagan.

Las estructuras Kagan son secuencias de contenido libre y repetible. Es decir, son una serie de comportamientos, reglas y actitudes que podemos enseñar a nuestros alumnos. Los aplicaremos en diferentes momentos según las necesidades de aprendizaje. Spencer Kagan concibió estas estructuras como estrategias de enseñanza que traspasaban las fronteras de las diferentes asignaturas y edades. Su secreto está en que las estructuras Kagan se basan en la cooperación y el trabajo en equipo. Requieren poco tiempo de preparación, son fáciles de poner en ejecución y pueden usarse con cualquier tipo de contenido académico.

Estructuras KaganLas estructuras Kagan parten de la idea de que el aula se parece a un gran tablero de juego de mesa. En este sentido, cada estructura tiene unas normas. Los alumnos las interiorizan de la misma manera que aprenden las reglas de un juego. Después se establecen unos roles de interacción entre los estudiantes. Los roles pueden y deben ser intercambiados. De esta manera, cada alumno se encuentra posición de aprender conocimientos, transmitirlos, o testar el nivel de aprendizaje de sus compañeros. Las ideas y las respuestas a las preguntas se cotejan entre varios alumnos y con el profesor. El resultado final es un aula cooperativa que funciona de forma muy eficiente.

¿Cómo usar las estructuras Kagan para conseguir silencio en el aula?

Uno de los pilares de las estructuras Kagan es la gestión del aula. Esa gestión del aula y de sus procedimientos es lo que nos va a ayudar a conseguir y mantener el silencio en el aula en los momentos clave. El profesor Kagan defiende que una clase completamente en silencio durante toda una lección no es necesariamente la mejor manera de aprender. Las clases deben rebosar energía, pero al mismo tiempo los profesores deben canalizar y aprovechar esa energía, gestionándola de manera eficiente.

Gestionar las preguntas es una de las competencias básicas para cualquier docente. Por eso, el profesor Kagan nos recomienda que los alumnos apunten sus dudas en un papel. Una vez finalizada la explicación, las preguntas pueden plantearse al profesor para que las resuelva. O bien, pueden formarse grupos de alumnos que intenten responder a esas dudas. El papel del profesor consiste en supervisar los grupos. También puede plantear a toda la clase las dudas o respuestas que parezcan interesantes.

Estructuras KaganDe la misma manera, el docente puede pedir silencio si la ocasión lo requiere sin levantar la voz, solo con un gesto. El profesor Kagan nos recomienda que enseñemos a los alumnos a reconocer la señal de la mano levantada como petición de silencio. El docente levanta la mano derecha y la agita para llamar la atención a los alumnos. Los alumnos se callan y levantan la mano a su vez. Si alguno de ellos continúa hablando, los demás le dan un ligero toque hasta conseguir el silencio durante unos instantes.

Esta es una manera de usar las estructuras Kagan en el aula para conseguir silencio, pero estas estrategias tienen muchas más utilidades en el aula. Ahora es tu turno, comparte tu experiencia. ¿Has usado alguna vez las estructuras Kagan en tu aula? ¿Qué opinas de estas estrategias? Esperamos tu opinión.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.