Hace un tiempo hablamos en este blog sobre la Gamificación y el Game Based Learning, dos metodologías de aprendizaje novedosas con una gran cantidad de beneficios. Pero creemos que es necesario ahondar más en el tema. Pensamos que tanto profesores como padres deberían sacar todo el provecho posible a estas innovaciones. Por eso hoy queremos reunir en un solo lugar las 4 herramientas para usar la gamificación en clase aunque no seamos unos expertos.

La gamificación es una metodología de aprendizaje activo. Se basa en introducir en el aula unas dinámicas propias de los juegos. El objetivo es implicar a los alumnos y reforzar algunos valores positivos como la motivación, el esfuerzo, la autoafirmación y la colaboración. Podemos conseguir esto y mucho más a través de la creación de unas reglas, puntuaciones, clasificaciones y recompensas como las que encontraríamos en un juego.

Kit de herramientas para usar la gamificación en clase

1. Duolingo

Las clases de lenguas extranjeras se convierten en un juego con Duolingo. Esta aplicación está disponible para dispositivos móviles, así como para usar en ordenador. Duolingo se basa en un método de aprendizaje progresivo con un enfoque muy centrado en el vocabulario y la pronunciación. Cuenta con entornos para aulas con clasificaciones y logros para fomentar una sana competitividad.

2. ClassCraft

ClassCraft es una de las herramientas para usar la gamificación en clase más completas. Se trata de una plataforma que transforma toda la clase en un juego de rol clásico. Cada alumno tiene un personaje con unos poderes, un nivel de vida y contador de experiencia. El profesor otorga experiencia cada vez que el alumno consigue un logro o tiene una actitud positiva. De la misma manera, el alumno pierde vida si su comportamiento no es bueno o si no ha trabajado correctamente el material. La plataforma también permite la creación de eventos, batallas en equipo y recompensas para toda la clase, entre muchas otras características. Incluso es posible medir el sonido que genera la clase y recompensar a los alumnos cuando están en silencio.

3. Kahoot

Kahoot es la plataforma perfecta para repasar los contenidos y evaluar a los alumnos de una manera divertida. Con esta herramienta podemos crear un “kahoot”, que es básicamente una serie de preguntas tipo test con cuatro posibles respuestas. La ventaja de Kahoot es que las preguntas aparecen en la pantalla de la clase y las respuestas aparecen en el dispositivo de cada alumno. El objetivo es que los alumnos levanten las cabezas, colaboren e incluso celebren en conjunto sus victorias individuales. Los kahoots se crean de manera muy intuitiva y son fácilmente personalizables para la materia y el contenido que estamos trabajando.

4. ChemCaper

Las herramientas para usar la gamificación en clase nos permiten “trocear” las materias más espesas y ofrecérselas a los alumnos de una manera fácil de digerir. Este es el objetivo de ChemCaper, un juego de rol para aprender química. Este juego se basa en ganar batallas y evolucionar nuestro personaje gracias a nuestros conocimientos de formulación, la tabla periódica o el instrumental del laboratorio.

Estas son algunas de las herramientas para usar la gamificación más fáciles de usar, pero hay muchas más, como Minecraft, Genially o los juegos de rol tradicionales. Ya no hay excusa, se acabaron las clases aburridas. Una nueva manera de enseñar y aprender se ha colado en nuestras clases.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.