EL INMENSO POTENCIAL DEL “YO PUEDO” EN LA EDUCACIÓN

“Siembra un pensamiento, cosecha una acción, siembra una acción, cosecha un hábito, siembra un hábito, cosecha un carácter, siembra un carácter, cosecha un destino”, Samuel Smiles.cambio en educación

Alguien dijo: “Si sigues actuando como lo vienes haciendo hasta ahora, obtendrás los mismos resultados”.

Si se quieren conseguir resultados distintos y mejores en educación, es evidente que tendremos que cambiar nuestra forma de hacer las cosas en nuestra vida tanto personal como laboral. El cambiar nuestra forma de actuar implica un cambio de hábitos, es decir sustituir los actuales por unos nuevos que nos sirvan para una mejor gestión del tiempo y mayor grado de satisfacción.

A nadie se le escapa que, todos y cada uno de nosotros, nos encontramos anclados en lo que podemos denominar nuestra Zona Cómoda. Trabajamos con la metodología de siempre, aplicando los mismos procedimientos, mismas herramientas, mismos recursos didácticos….

¿Qué entendemos por nuestra Zona Cómoda? Entendemos por nuestra Zona Cómoda aquella en la que nos sentimos confiados y tranquilos, y, como su nombre indica, cómodos, por lo que cualquier cambio de hábitos supone necesariamente salir de ella y esto representa un esfuerzo que debemos realizar.  hábitos en educación Para cambiar algunos de nuestros métodos necesitamos aplicar una sistemática de cambio determinada, utilizada por millones de personas en todo el mundo:

  1. Querer realmente.
  2. Identificar los beneficios y las ventajas que nos supondrá el cambio metodología. Hay que encontrar motivos suficientes que nos autojustifiquen mentalmente a nosotros mismos el hecho de que vale la pena llevar a cabo dicho esfuerzo de cambio.
  3. Pasar a la acción.

“La contemplación es un lujo, mientras que la acción es una necesidad”, Henri Bergson

 

Consejo práctico:

Elije tres hábitos relativos a la metodología que aplicas en el aula que realmente quieras cambiar.

Prepara un verdadero Plan de acción para realizar el cambio.

Repite de manera frecuente: “YO PUEDO” y comienza ¡HOY!

Verás en tres semanas, como máximo, los resultados, y disfrutarás de un gran nivel de satisfacción y autoestima, a la vez que contagiarás a tus alumnos de esa nueva dinámica de trabajo e ilusión.

Os invito a que nos contéis vuestras experiencias, esto ayudará a otros docentes a tomar la iniciativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.