La introducción de las TIC en el aula es un gran paso adelante. Pero hay otros elementos que debemos incluir en las aulas para crear la nueva educación del siglo XXI.

En el blog de Innova Educación hemos hablado ya sobre la introducción de las TIC en el aula, y de los problemas que este proceso presenta. Pero también creemos que introducir las TIC sin cambiar la visión educativa y sin progresar en metodología y espacios, no sirve de gran cosa. La verdadera innovación educativa se compone de muchos elementos. De uno de ellos en concreto es del que vamos a hablar hoy a través de este time lapse. Se trata de la movilidad de los elementos del aula y de cómo esta movilidad puede afectar al proceso de aprendizaje.

Esta movilidad de los elementos del aula se puede apreciar de forma muy efectiva en este time lapse. El vídeo es creación de la Facultad de Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Helsinki. En él podemos observar el desarrollo y el cambio por el que pasa una clase durante un semestre entero del año 2012. Gracias al formato time lapse, podemos observar seis meses de educación en un vídeo de dos minutos. Y esos dos minutos son muy representativos. Pueden hacernos reflexionar sobre la disposición tradicional de las aulas y cómo ésta puede afectar al proceso de aprendizaje.

Como podemos ver en este time lapse, esta aula de Helsinki no presenta casi ninguno de los elementos a los que estamos acostumbrados. Para empezar, el aula ni siquiera es rectangular. Tiene una forma de trapezoide, que puede responder a alguna necesidad o a simple gusto estético. El siguiente elemento que llama poderosamente la atención son las mesas. Las mesas son blancas y presentan al menos dos formas: circular y rectangular. Además, no paran de moverse. Y este es el elemento más importante de este time lapse.

Encontrar nuevas soluciones para nuevos problemas

Podemos observar como el aula de adapta a las necesidades de cada clase, profesor, alumnos o evento, y no al revés. En lugar de cambiar la dinámica de una actividad para que “quepa” en un aula tradicional, es el aula la que cambia para cumplir una función diferente. Primero es un aula con filas de alumnos mirando hacia delante. Después es un conjunto de grupos trabajando de manera independiente. Más tarde es un auditorio improvisado con filas de sillas. Incluso desaparecen las sillas y las mesas para que las personas puedan conformar un círculo y verse los unos a los otros.

Un time lapse para ver cómo afecta la movilidad del aula al proceso de aprendizaje

En definitiva, de lo que se trata es de encontrar nuevas soluciones para nuevos problemas. Se trata de abrir los espacios para abrir las mentes. Solo de esta manera los conocimientos podrán precipitar en los alumnos, no solo en gran cantidad, sino también con calidad. Combinando este aspecto de movilidad con el uso de nuevas tecnologías y nuevas metodologías, podremos crear los espacios educativos que los alumnos del siglo XXI necesitan. Ahora es tu turno, cuéntanos tu experiencia. ¿Usas elementos móviles en tu aula? ¿Cómo afecta la movilidad y la adaptabilidad al proceso de aprendizaje?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.