¿Qué es el Aprendizaje Basado en Proyectos?¿Qué ventajas tiene en el aula?

Cada vez resulta más claro que la educación del futuro pone menos peso en la memorización y más en la razón. Los alumnos del siglo XXI ya no necesitan recordar una enorme cantidad de datos, fechas, nombres y acontecimientos. Toda la información que necesitan está al alcance de un par de clics. Lo que sí necesitan los alumnos es desarrollar su capacidad de razonamiento, asociación de ideas y pensamiento crítico. El Aprendizaje Basado en Proyectos intenta espolear estas capacidades para crear adultos que resuelvan problemas de manera creativa, tomen decisiones informadas y trabajen en equipo de manera eficiente.

¿Cómo podemos hacer que el Aprendizaje Basado en Proyectos funcione en nuestra clase?

Antes de implementar el ABP en nuestra aula debemos ser muy conscientes de que los roles de profesores y alumnos van a cambiar. Para que esta metodología funcione, el profesor debe pasar a un plano menos principal.

La clase ya no consiste en una transmisión de conocimientos unidireccional y en silencio. Durante el Aprendizaje Basado en Proyectos todos los miembros de la clase aprenden, pues todos buscan soluciones a un problema o cuestión que se ha planteado. El profesor debe saber ofrecer el espacio que los alumnos necesitan para experimentar con las ideas hasta que encuentren la que ellos consideren la mejor solución al problema.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que los proyectos de ABP se han de convertir en el grueso de la clase. No pueden quedarse en actividades residuales que encontramos al final de las unidades temáticas. Esas actividades son complementarias y pueden divertir mucho a los alumnos, pero no representan una metodología en sí.

¿Cómo elegir o crear proyectos relevantes?

Lo más importante para desarrollar el Aprendizaje Basado en Proyectos en nuestra clase es encontrar las preguntas adecuadas. Todos los proyectos comienzan con una pregunta que enciende la chispa en los alumnos. Esa pregunta es la que plantea el problema a resolver. Es importante que los temas a tratar sean realistas, cercanos a los alumnos y relacionados con los conocimientos que queremos adquirir.

Además de dar la pregunta inicial, debemos ofrecer a los alumnos una guía de dónde va a acabar el proyecto. Debemos explicar qué objetivos queremos conseguir con este proyecto, qué conocimientos son esenciales y los criterios que usaremos para evaluar el proyecto final. Los alumnos no deben quedarse a ciegas ni sentirse abandonados. La guía del profesor es esencial, aunque no debe ensombrecer el aprendizaje individual de cada alumno.

Algunos ejemplos de proyectos para poner el práctica el Aprendizaje Basado en Proyectos

Las ideas de proyectos de ABP son literalmente infinitas. Desde mejoras en el propio centro escolar hasta ideas para empresas o proyectos relacionados con cuestiones globales. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de poner en marcha los procesos de la creatividad, la investigación, el trabajo en equipo y la presentación en público. Y para conseguirlo podemos usar como “excusa” prácticamente cualquier tema.

Por ejemplo, para una clase de historia podemos hacer una visita virtual a un museo. En esta visita virtual damos explicaciones sobre lo que vemos y relacionamos eventos políticos y militares con otros acontecimientos. En una clase de informática podemos aprender a usar una plataforma de creación de software y desarrollar una app por equipos. Las clases de matemáticas pueden beneficiarse de una gymkhana online con problemas cuyas soluciones nos llevarán al “tesoro” final.

Solo nuestra imaginación puede poner límites a la creación de infinitos proyectos para sacar provecho al ABP en nuestra clase.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.